Por Carla Santangelo

 

Cecilia Renard (1990) nació en Menorca, una isla del Mediterráneo, y ha pasado los últimos años entre España, México y otras geografía. Esta fotógrafa española viaja y captura lo esencial. Entra en los mercados del mundo y de ellos extrae las texturas y las formas como si pudieran percibirse realmente. En sus trabajos establece un diálogo entre los espacios y las formas.

En la serie “Isla” despliega su mirada de Menorca y la sitúa en un estado de belleza total, impregnada en todas partes. Paisaje y cuerpo son parte de una misma poética. La espuma y la arena son las formas en las que el movimiento se comprime y a la vez se extiende. Asistir a esta serie es, de alguna forma, leer un poema que la autora le escribe a su tierra natal.

Cecilia selecciona un pedazo de la realidad y allí muestra un mundo íntimo, un instante de silencio. Registra la memoria de los lugares de una forma excepcional. La suya es una fotografía del detalle, de las cosas sencillas, de los pequeños placeres -una fruta que reposa sobre las rocas, alguien que contempla el mar- y siempre desde una mirada genuina. Los colores son tan propios y la luz es tan lograda que quien observa sus fotografías se sumerge en un estado de asombro y nostalgia permanente.

 

www.ceciliarenard.cargocollective.com
@ceciliarenard